«

»

may 17

El Reciclaje y su Día Mundial

 

El Día Mundial del Reciclaje, se ha venido celebrando cada 17 de mayo, en muchos lugares de nuestra Casa  -La Tierra-,  como un compromiso de muchas personas, instituciones y  organizaciones ambientales. Se desconoce exactamente el año en que se da inicio a esta práctica, pero según algunas informaciones encontradas en

 la Web,  se dice que fue en el año de 1994 en el Estado de Texas, U.S.A.  y posteriormente contó con el reconocimiento de la UNESCO, como un día para promover en la población un mayor conocimiento acerca de la importancia que tiene El Reciclaje para nuestro planeta.

 

La práctica del reciclaje es la transformación de residuos o desechos en materia prima para la elaboración de un producto que puede ser igual o distinto al inicial. Por lo tanto al adquirir algún producto es importante tener en cuenta si dichos materiales pueden ser reciclados.

 

 

Sin embargo nos encontramos con que cada vez más, existe una gran producción y consumo de todo lo ‘desechable’, lo cual ha contribuido, en buena parte, al agotamiento de los recursos y a la proliferación de basura en casi todos los lugares públicos, convirtiendo plazas, parques, aceras, calles y avenidas en depósitos de basura.

 

En Venezuela  pueden observarse montañas de desechos, destrucción de espacios naturales y desperdicio de los recursos, de una manera alarmante. Desde hace varias décadas, muchos países se han comprometido con el desarrollo de programas que responden a las necesidades de hacer uso adecuado de los desechos sólidos, así como con la educación de la población para que ésta, pueda convertirse en consumidor responsable y generar recursos a través de los residuos.

 

El Día Mundial del Reciclaje es propicio para avanzar hacia el conocimiento y la consciencia de la generación real de los desechos que se producen en cada uno de los hogares, saber qué hacer con los residuos que se ocasionan en los  hogares y en las oficinas,  y cuál es el tipo de producto que se consume y en qué forma.

 

El primer paso es crear consciencia ecológica dentro de la vida cotidiana de las familias, colegios, organismos públicos, empresas  y comunidades, para  que aprendan a reducir el consumo y la producción de desechos, luego clasificar, reutilizar y reciclar.

 

Un buen comienzo es aprendiendo a aprovechar  los recursos disponibles que se generan en una casa diariamente, reutilizándolos y reciclándolos, contando con el compromiso de cada  miembro que habita en un hogar, a fin de conseguir un mejor estilo de vida.

 

Al Reducir el consumo se previene y minimiza la cantidad de residuos generados, por ejemplo adquiriendo productos que vengan con el menor envasado o envoltorio posible o ir al supermercado con bolsas reutilizables, para evitar el uso de bolsas de plástico. Así como limitar el consumo de productos desechables (usar y tirar).

 

 Seguidamente la clasificación de los residuos en nuestros hogares y oficinas nos permitirá determinar cuáles de éstos son  aprovechables, diferenciando los residuos orgánicos de los inorgánicos. Consideramos orgánicos cualquier residuo proveniente de animales o plantas e inorgánicos los producidos por el hombre tales como: metal, papel, plástico, vidrio, etc. Los residuos especiales son aquellos peligrosos o tóxicos que causan riesgos a la salud y contaminan el ambiente, por ejemplo los bombillos ahorradores que contienen mercurio.

 

Cuando se adquiere un producto es importante tomar en cuenta que a éste puedan dársele diversas formas de uso o puedan ser empleados repetidamente. No debe descartarse aquello que puede ser usado nuevamente, ya que cuantos más elementos reutilicemos, menos basura produciremos. Existen muchas formas de reutilizar, tales como comprar líquidos en botellas de vidrio retornables, utilizar el papel por las dos caras o regalar la ropa que ya no esté en uso, entre otras tantas maneras de extender la vida útil de nuestras cosas.

 

¿Por qué es importante reciclar? 

 

  • Al reciclar se arroja menos basura en sitios públicos o en espacios comunes y se disminuyen los vertederos a cielo abierto.
  • Se producen menos gases contaminantes, lo que permite mejorar la calidad del aire.
  • Los rellenos sanitarios, tendrán mayor tiempo de uso lo que ocasionará una baja en los costos de las tarifas de aseo.
  • Se utilizan menos recursos naturales renovables como agua y árboles.
  • Se ahorran grandes cantidades de recursos naturales no renovables como petróleo, carbón y metales.
  • Se consume menos energía en el proceso para la obtención de materias primas.
  • Se ahorra tiempo y dinero en la elaboración de nuevos productos.
  • Se generan miles de empleos para personas de bajos recursos que son quienes, en su mayoría, se dedican a recolectar materiales de desecho.
  • Se logra la transformación de materiales que son convertidos en materia prima
  • Se recuperan áreas de escaso valor que pueden ser  convertidas en parques y zonas de esparcimiento.
  • Se reduce la necesidad de extraer y procesar recursos naturales vírgenes

Reducir, Reutilizar y Reciclar para cuidar y preservar el ambiente es una tarea que todos, sin excepción, debemos realizar.

Silvia Arteaga (Ma. Bodhi Vistara)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>